lunes, 29 de abril de 2013

Da ejemplo...




padre e hijo silueta Foto de archivo - 10814563



Un padre le dijo un día a su hijo: "Ten cuidado por dónde caminas".
El hijo le respondió: "Ten cuidado tú... recuerda que yo sigo tus pasos..."


¡¡¡¡¡FELIZ LUNES!!!!!

viernes, 26 de abril de 2013

Robin Sharma



Es uno de los mayores expertos mundiales en liderazgo, crecimiento personal y formación de altos ejecutivos, y a este paso, se va a convertir en mi escritor de cabecera... porque sólo he leído dos de sus libros, pero es terminar de leerlos y tener ganas de empezarlos otra vez... de aplicar sus sabios consejos... de por fin poner en práctica soluciones sencillas y fáciles que pueden cambiar tu vida... estoy en ello y me parece el viaje más apasionante que puedo llegar a hacer... hacia el interior de mí misma...

Acabo de terminar "Lecciones sobre la vida del monje que vendió su ferrari"... 




Robin Sharma dedica su libro a sus hijos y a los lectores: "Te dedico este libro a ti, lector. Que puedas aplicar las lecciones vitales que descubras en estas páginas para expresar plenamente tus capacidades al tiempo que cambias para siempre la vida de cuantos te rodean."

Supongo que si consigo cambiar algunas cosas de mi vida... eso inevitablemente afectará a quienes me rodean, espero que para mejor... Os invito un día más a descubrir un tesoro en forma de libro que de verdad, puede cambiar tu vida... 

¡¡¡¡Buen finde!!!!

lunes, 22 de abril de 2013

viernes, 19 de abril de 2013

El duelo







La vida siempre nos tiene reservados días tristes... días de lágrimas infinitas... días que te gustaría no vivir... días de dolor... días de emociones contenidas... días  grises a pesar del sol...

La semana pasada viví uno de esos días: la madre de una de mis mejores amigas fallecía, a una edad relativamente joven y cuando tenía por delante muchas cosas de las que disfrutar.

Todas la muertes nos parecen injustas, pero quizás las de nuestros seres más queridos, más. Durante toda la semana se han ido agolpando los recuerdos en mi mente... mi amiga es casi en exclusiva mi mejor amiga aunque sea sólo por tiempo... nos unen más de 30 años de secretos compartidos, de risas y llantos, de abrazos, de miradas que se entienden sin palabras, de noches locas, trastadas infantiles... recuerdo cuando volvíamos a casa y les decíamos a nuestras madres que no, que no habíamos hecho esto o aquello, aunque nos delataran las heridas con sangre mal curadas, o los pies y playeros mojados... las noches infinitas por las fiestas de los pueblos, enamoradas hoy desenamoradas al día siguiente, suspirando por éste o aquél... después llegaron las parejas estables... los hijos... la alegría por lo bueno que a cada una nos ha ido pasando... son tantas las cosas compartidas en tantos años... 

Cuando el otro día llegué al tanatorio y la vi, nos abrazamos y lloramos como niñas pequeñas, compartiendo el dolor y la pena... Pero sé que ahora es ella quien sufre la ausencia en el día a día, sé que es ella quien más la echará de menos, quien más presente la tendrá siempre...

Por eso hoy, quiero aprovechar para recomendar una serie de libros que nos pueden ayudar en el proceso de elaboración del duelo... que no eliminan el dolor, pero al menos nos ayudan a entenderlo.... a saber el tiempo que puede durar... qué puede ocurrir o qué puede ayudar...



SINOPSIS: El proceso de elaboración de duelo que se pone en funcionamiento tras sufrir la pérdida de un ser querido puede ser más o menos doloroso, intenso o largo dependiendo de factores como la relación que manteníamos con la persona perdida, la forma en que se produce la pérdida, los apoyos sociales con los que contamos, el modelo familiar que hayamos heredado a la hora de afrontar estos acontecimientos y las experiencias de otras pérdidas que hayamos vivido. Pero no todas las pérdidas impactan de igual modo, porque no es lo mismo perder a una madre anciana que a un hijo, ni es igual morir tras una larga enfermedad que en un accidente inesperado. Transitar por el camino del duelo es posible. Avivar la esperanza y el consuelo de seguir viviendo también.

AUTOR: Rosa Mª Martínez (1966) es psicóloga con enfoque psicoterapético, además de Focusing Trainer. Desarrolla su labor psicoterapéutica en la Fundación Centro de Orientación Familiar Lagungo (Bilbao).






En el I Symposium del Observatorio del Duelo de la Asociación Viktor E. Frankl, celebrado durante los días 18 y 19 de abril de 2008 en la ciudad de Valencia, se abordó el tema del duelo desde distintas perspectivas, tratando de ofrecer alguna pista desde claves científicas, filosóficas y espirituales que permitan entender mejor qué es el duelo, cómo afecta a la vida de las personas y cómo abordar su comprensión y su tratamiento. En esta obra se ofrecen los textos completos de las ponencias presentadas por prestigiosos profesionales especialistas y profesores de Universidad. Se trata de un valioso material, sin duda alguna, por cuanto recoge el saber y la experiencia de años de investigación y práctica sobre el sufrimiento por la pérdida de un ser querido. Confiamos en que, de un modo u otro, pueda servir de ayuda a las personas que han perdido por el camino de la vida a un ser querido a vivir con esperanza, a pesar de la tristeza, porque ello es posible y es valioso. Vivir, y vivir con sentido, vale la pena a pesar de todo.
La Asociación Viktor E. Frankl es una Asociación enfocada a la ayuda en el sufrimiento, en la enfermedad y ante la muerte. Tiene sede en Valencia (ESPAÑA).




El encuentro entre la medicina, la psicología y la generosa mirada solidaria del voluntariado nos aporta una interesante reflexión interdisciplinar susceptible de arrojar un poco de luz sobre aspectos fundamentales de nuestra existencia. La manera de procesar, encajar y aceptar el sufrimiento nos permite mantener la autonomía y la serenidad aun en los difíciles momentos en los que nos sumerge la pérdida de la salud.
Miquel Vilardell, Tena Parayre y Ramón Bayés, tres profesionales enamorados de la compasión, nos aportan en un diálogo interactivo, moderado y descrito por Albert Figueras, un documento de singular valor.

Ramon Bayés (Barcelona, 1930) es profesor emérito de la Universidad Autónoma de Barcelona, doctor Honoris Causa en Psicología por la UNED y Colegiado de Honor por los Colegios Oficiales de Psicólogos de Cataluña y de la Comunidad Valenciana. En 1995 recibió el Premio Pavlov de la Sociedad Catalana de Análisis y Terapia del Comportamiento por el conjunto de su obra.

Miguel Vilardell es licenciado y doctor en medicina por la Universidad de Barcelona y catedrático de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona. Es Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Vall d’Hebron en Barcelona. Presidente de la Comisión Nacional de la especialidad de Medicina Interna, vicepresidente del Colegio Oficial de Medicina de Barcelona y miembro numerario de la Real Academia de Medicina de Cataluña y de l’Institut d’Estudis Catalans.

Tina Parayre (Barcelona, 1949) estudió en la Escuela de Altos Estudios Mercantiles y en el Institute of North American Studies, donde recibió una beca del Herald Tribune para participar como representante de España en el World Youth Forum. Casada y madre de dos hijas, inició su voluntariado en el año 1987, y asumió la coordinación del Departamento de Voluntarios en el 2000. Se consagró como laica cisterciense en 1998 y ha realizado postgrados en psicología, coordinación de voluntariado y counseling.


A todos nos toca antes o después pasar por estos tragos amargos... por eso buscar ayuda en forma de libro puede ser un primer paso, el más accesible, el más rápido... para afrontar la pérdida de nuestros seres queridos...

¡¡¡Buen finde!!!... La vida sigue....




martes, 16 de abril de 2013

Sólo quiero eso...





Hace tiempo que Ángeles Caso escribió este texto, que salió publicado en el dominical de varios periódicos, hoy me apetece compartirlo con vosotr@s... Por favor, dedicarle unos minutos, sólo eso, os llegará al alma...

Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sanos que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación -al menos la sensación- de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.

Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.

Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.

Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.
También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. 

Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. 
Sólo quiero eso. 
Casi nada. 
O todo.


¡¡¡¡¡¡Feliz martes!!!!!!

lunes, 15 de abril de 2013

¡¡¡¡VIVE!!!!






La vida es una obra de teatro que no permite ensayos...
Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida...
 antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

CHARLES CHAPLIN

viernes, 12 de abril de 2013

José Luis Sampedro




Esta semana falleció el escritor José Luis Sampedro (también economista) con 96 años. Su deseo era irse de "manera sencilla y sin publicidad", algo que ha respetado su entorno, sobretodo su viuda Olga Lucas, con la que se había casado en 2003. A continuación os hago un breve resumen de su vida, con datos extraídos de la noticia en El Mundo.
Falleció hacia las 1.30 horas de la madrugada del pasado lunes en su casa de la calle Cea Bermúdez de Madrid. Nos dijo que quería beberse un Campari, así que le hicimos un granizado de Campari. Me miró y me dijo: "Ahora empiezo a sentirme mejor. Muchas gracias a todos". Se durmió y al cabo de un rato su murió, ha relatado su viuda.
Olga Lucas ha explicado que el escritor había asumido con naturalidad la muerte: "Decía que tenía miedo a fallar, a no saber hacerlo con dignidad, pero no tenía miedo a morirse". Para su viuda, vivir al lado de Sampredro ha sido "vivir al lado de una nube de cariño. Ha sido un privilegio estar a su lado".
Sampedro fue Premio Nacional de las Letras en 2011 y en 2010 el Consejo de Ministros le otorgó la Orden de las Artes y las Letras de España por "su sobresaliente trayectoria literaria y por su pensamiento comprometido con los problemas de su tiempo".
La ética y la crítica marcaron toda su vida, defendiendo siempre una economía "más humana, más solidaria, capaz de contribuir a desarrollar la dignidad de los pueblos". Hasta el final mantuvo su carácter combativo y luchador, protestando contra todas las injusticias sociales que había ocasionado la crisis. Su apoyo al movimiento 15-M fue constante y escribió el prólogo del libro de Stéphane Hessel, 'Indignaos'.
Nacido en Barcelona el 1 de febrero de 1917, en 1936 se unió al ejército republicano en la Guerra Civil Española, combatiendo en un batallón anarquista. Años después, finalizaría sus estudios de Economía con Premio Extraordinario. En 1955 accedió a la cátedra de Estructura Económica, donde permaneció hasta 1969.
A mediados de los 60, se fue a trabajar como profesor visitante en las universidades de Salford y Liverpool. A su regreso a España, pidió una excedencia en la Universidad Complutense y dedicó su tiempo a escribir 'El caballo desnudo', una sátira en la que mostró su opinión sobre la situación del país.
En 1976 regresó al Banco Exterior de España como economista asesor y un año después fue nombrado senador por designación real, en las primeras Cortes democráticas, puesto que ocupará hasta 1979. Compaginó su labor profesional como economista con su pasión por la escritura.
Tras su jubilación, Sampedro se dedicó de llenó a las letras. Fueron años en los que escribió 'La sonrisa etrusca' (1985), 'La vieja sirena' y 'El amante lesbiano' (2000), con las que obtuvo el reconocimiento de crítica y público. Desde 1990 es miembro de la Real Academia Española.
Testigo excepcional de la Historia del siglo XX, en los últimos tiempos ha denunciado en cualquier foro al que ha acudido las injusticias del sistema capitalista. Siempre manifestó su convencimiento de que "tenemos el deber de vivir la vida".
Y cómo no, la recomendación de hoy en forma de libro es de José Luis Sampedro, concretamente me quedo con "La sonrisa etrusca"... Ni recuerdo cuándo lo leí por primera vez, sé que hace ya muchos, muchos años... Después lo he releído otro par de veces por lo menos, es una costumbre que tengo y que con el paso de los años permanece... Me gusta recrearme una y mil veces, en aquellas palabras que me transmiten  emociones...


SINOPSIS: Un viejo campesino calabrés llega a casa de sus hijos en Milán para someterse a una revisión médica. Allí descubre su último afecto, una criatura en la que volcar toda su ternura: su nieto, que se llama Bruno, como a él le llaman sus camaradas partisanos. Y vive también su última pasión: el amor de una mujer que iluminará la etapa final de su vida concediéndole toda su plenitud... Una bellísima novela sobre el eterno problema del amor, con la verdad que ofrece un conocimiento profundo del alma humana.
Espero que si os animáis a leerla la disfrutéis tanto como yo....
¡¡¡¡¡Buen finde!!!!!


lunes, 8 de abril de 2013

Ay... ¡¡¡esas huellas!!!







Nadie desaparece del todo de la vida de uno, 
si ha sabido imprimir buenas huellas en el recuerdo.

BLANCA COTTA.





lunes, 1 de abril de 2013

Buena pregunta....¿cuál es "tu" respuesta?






Abre tus ojos, mira dentro.
 ¿Estás satisfecho con la vida que estás viviendo?

BOB  MARLEY